Excite

Ácido úrico: cuídate evitando los excesos

El ácido úrico es un producto derivado del metabolismo de las purinas, componente de las nucleoproteínas, que se acumula en la sangre y, al aumentar su concentración, forma sales de urato de sodio que precipitan en las articulaciones y los tejidos vecinos produciendo gota, que se puede transformar en artritis crónica.

La gota, una de las enfermedades conocidas y registradas más antiguas, se caracteriza por la aparición súbita de dolor articular en el dedo gordo del pié, que se extiende hacia arriba por la pierna. Esta enfermedad cursa aislada o acompañada de litiasis renal úrica o nefropatía gotosa. Suele afectar a varones de entre treinta y cinco y cincuenta años, de hábitos sedentarios y que normalmente comen y beben en exceso. Los problemas renales pueden llevar a padecer esta enfermedad aunque se tengan hábitos de vida saludables.

La hiperuricemia, o niveles de ácido úrico en sangre por encima de los siete miligramos por decilitro, también afecta a mujeres, que sufren con más frecuencia episodios de artritis que gota.

Una vez que se diagnostica la hiperuricemia, el facultativo prescribirá los medicamentos necesarios para que bajen los niveles de ácido úrico en sangre o para que se excrete en mayor cantidad a través del riñón y la orina.

Si el paciente sufre sobrepeso u obesidad deberá comenzar una dieta, pero no de choque, ya que una pérdida rápida de peso podría conllevar un empeoramiento de los síntomas. Si no se sufre este problema, se retirarán de la dieta ciertos alimentos ricos en purinas, como por ejemplo: productos de charcutería, vísceras, marisco, pescados azules, salazones, ahumados, grasas, chocolates, bollería industrial, leche entera y sus derivados, sopas y caldos de sobre, bebidas gaseosas y bebidas alcohólicas.

De cualquier forma, el tratamiento debe estar siempre supervisado por un médico  y se debe seguir siempre sus indicaciones.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017