Excite

31 semanas de embarazo: comienza la recta final

El crecimiento del feto a partir de las 31 semanas de embarazo puede llegar al medio kilogramo semanal, lo que produce algunos síntomas nuevos del embarazo que, posiblemente, no se habían dejado sentir hasta ahora.

Los movimientos en el interior del útero pueden ser causa de molestia, ya que el feto, a partir de esta semana, mueve todas las partes de su cuerpo, incluida la cabeza. Además de esto, el aumento de peso y, por lo tanto de la barriga, será motivo de incomodidad durante la noche. Una solución a este problema puede ser acomodarse en la cama utilizando almohadas detrás de la espalda y debajo de la barriga para mejorar la postura.

Al aumentar de tamaño el útero es posible notar la respiración más frecuentemente. Esto es debido a la presión que ejerce el útero contra tus órganos internos, lo que impide respirar con normalidad. Del mismo modo pueden notarse los primeros síntomas de acidez, que se irán agravando en las semanas de embarazo venideras. Para evitar este malestar es recomendable realizar cinco o seis comidas frugales durante el día, en lugar de hacer menos ingestas pero más copiosas, y seguir una dieta equilibrada rica en frutas y verduras.

Muchas mujeres en esta etapa del embarazo comienzan a notar contracciones, no por el dolor que producen, sino porque la barriga se tensa y se endurece. Este tipo de contracciones, denominadas de Braxton-Hicks, son normales siempre que tengan una duración entre treinta y sesenta segundos, no sean muy frecuentes y sean indoloras.

Aunque el bebé ya tiene los pulmones desarrollados y tendría un porcentaje altísimo de supervivencia en un parto prematuro, no es deseable que ésto ocurra. Por lo tanto, si tienes más de cuatro contracciones en una hora, sientes presión en la pelvis, si aparece dolor en la parte baja de la espalda, ha cambiado tu flujo vaginal de textura o manchas de color rosado, es necesario que consultes a tu médico cuanto antes.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017