Excite

10 pequeñas cosas que nos hacen felices

Muchas veces son las cosas más pequeñas aquellas que nos hacen realmente felices. En nuestro día a día; tomarnos una cerveza con amigos, meternos debajo de una manta a ver una película, comernos un helado en una tarde de verano, o leer un artículo interesante en Excite. Estos son solo algunos ejemplos de esos pequeños detalles que sabemos que pueden mejorarte el día.

Llorar de la risa

El primero y sin lugar a dudas. No hay nada más estupendo que estallar a reír por cualquier cosa. Mejor, si te estás riéndo solo por la calle y crees que te tomarán por loco. Es maravilloso incluso ese dolor que se nos pone a veces en un costado cuando ya no podemos más. Contagiar la risa, y sobre todo la risa que entra cuando sabes que no debes reír.

Comer cosas ricas

Por muy necesidad vital que sea, hay pocas cosas que den tanto placer como comer, sobre todo si hay hambre. Por supuesto comer acompañado siempre es más agradable porque además de disfrutar de la comida, se disfruta de la compañía, la charla y la risa. No olvidemos que comer es muchas veces un acto social en sí mismo. Pero comer algo que nos gusta mucho, o algo preparado por una madre, porque como cocina nuestra madre nunca cocinará ninguna, ¡ah, que placer!

Cantar o gritar sin cortarte

Ya sea porque te has subido a una montaña rusa o porque has perdido la vergüenza, pero os aseguramos que soltar todo lo que se lleva dentro en un grito o cántico es liberador. Por eso también la gente va a los campos de fútbol, porque además de disfrutar del espectáculo, se desahogan. Y por eso los arbitros siempre tienen doble función, la del arbitraje y la de muro de lamentaciones.

Dormir sin despertador

El sábado, o tu primer día de vacaciones, cuando sabes que podrás despertarte cuando el cuerpo te lo pida. Y mejor aún; ese momento en el que tus ojos se abren en mitad de la madrugada, y descubres que aún te quedan un montón de horas en la cama. ¿A quién no le hace feliz eso?

Los mimos

Con tu pareja, con tu familia, con tus amigos o incluso con tu mascota. El ser humano es tocón por naturaleza, y donde estén los besos, los abrazos y los arrumacos que se quite lo demás. Como cuando con quince años nos enamoramos por primera vez, o como cuando una madre primeriza toma a su hijo en brazos, es un deseo imparable y una sensación de absoluta felicidad. Y además es gratis. Que eso siempre gusta más.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017